La revolución de datos para el desarrollo humano | Selim Jahan

12 nov 2014

          Una delegación de los órganos de gestión de las elecciones de siete países de Asia del Sur visitó Pune en octubre para aprender más sobre cómo la India gestiona las elecciones. Crédito de la foto: Prashanth Vishwanathan / PNUD India

Recientemente tuvo lugar el lanzamiento del informe "Un mundo que cuenta", del Grupo Asesor de Expertos Independientes sobre la Revolución de los Datos para el Desarrollo Sostenible (IEAG, por sus siglas en inglés) del Secretario General. El informe contiene mucho de lo que resulta relevante para el desarrollo mundial. Pero me pregunto, ¿qué supondrá  la revolución de los datos para el desarrollo humano y, mas concretamente, para los Informes sobre  Desarrollo Humano? Tres ideas me vienen a la mente inmediatamente.

En primer lugar, la importancia de la disponibilidad de datos tanto para la adopción de decisiones como para el debate analítico es clara. El Índice de Desarrollo Humano (IDH) es un notable ejemplo  del poder que puede tener una simple medida a la hora de replantear el debate en términos de desarrollo. Ahora bien, en un mundo prolífero en datos podríamos también argumentar que el índice debería incluir mucho más de lo que es importante para las personas: datos que permitan medir la igualdad, participación, sostenibilidad, seguridad, libertad y dignidad. Con ellos se ayudaría a trazar un panorama más completo del desarrollo humano. Sin embargo,  en la mayoría de los países estos datos aún no están disponibles –al menos no todavía. Espero que la revolución de datos cambie esta situación.

En segundo lugar, nuestros más de 700 informes país sobre desarrollo humano siempre se basaron en datos, con frecuencia desagregados, y un análisis innovador. Por supuesto que dicho análisis basado en la evidencia es crucial para asegurar la solidez y utilidad de los informes. Pero creo que las conversaciones sobre qué datos usar, que son parte del proceso de análisis y redacción de un informe, también suelen beneficiar al desarrollo humano. Cuando están bien encaradas y cuentan con la participación de los actores relevantes, estos debates pueden contribuir a  desarrollar capacidades en un país, proporcionar una plataforma para el diálogo democrático y "facilitar las tareas del gobierno", tal y como sostiene el informe de 2013 de la Fundación Bertelsmann de Alemania. La revolución de datos tiene, pues, el potencial de enriquecer enormemente estos debates.

En tercer lugar, y más apremiante aún, la revolución de datos ya está teniendo un impacto directo en el desarrollo humano. El acceso a buena información es un factor importante para la expansión de nuestras opciones. No solo facilita a un instrumento a la ciudadanía para la rendición de cuentas de sus líderes, sino que puede ayudarnos a todos a tomar mejores decisiones en nuestra vida diaria: a qué escuela enviar a nuestros hijos, a qué hospital recurrir si nos enfermamos, dónde buscar trabajo, etc. Sin embargo, tal y como pasa con otros recurso valioso, el acceso a buena información no está distribuido de manera equitativa en el mundo y, en otros casos,  las personas carecen de las habilidades básicas para acceder a ella o entenderla. Esto debe cambiar. Lo que importa ahora, como bien lo señala este informe, es que nos aseguremos que el advenimiento de esta revolución tenga como resultado que el mundo cuente con la información precisa, en el momento oportuno, para generar rendición de cuentas y tomar buenas decisiones, y así mejorar vidas de las personas

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Singapur centro de políticas globales
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe